viernes, 18 de abril de 2008

468- A.M.T

Estaba cabreado. Hacía más de una semana que el proceso de selección había terminado y todavía no se sabía nada. Salió de la entrevista convencido de conseguir el puesto, pero el tiempo jugaba en contra. Necesitaba saber si sería suyo: sí o no, así de simple.

Al noveno día tras ducharse lo notó por primera vez. Una molestia en la axila izquierda. Un pequeño grano.

Dos días más tarde el granito se había transformado en bulto. Debería haberle preocupado pero no podía dejar de pensar en la entrevista. Necesitaba saber. Se carcomía.
No pegó ojo en toda la noche, el bulto le dolía. Por la mañana pidió cita y fue a consulta. Le dijeron que no era nada pero que por seguridad se lo extraerían para analizar. Anestesia local, bisturí y fuera.

Mientras esperaba el ascensor oyó que le llamaban. El médico quería hablar con él.
Le tendió una gasa en la que había un pequeñísimo lazo, azul marino. El doctor no entendía cómo había llegado a su axila, de hecho;según dijo; era lo más raro que había visto en sus muchos años de profesión. Tampoco quiso saber, ni escuchar más. Sólo le felicitó por estar sano y con voz socarrona lo despachó, sin hacer caso a sus preguntas ni a su enfado.
Aquella situación era ridícula. Un lazo salido de su axila, así sin más?.

Tocó y observó el origen de su bulto. Entonces cuando pensaba dejarlo , las vio.
Letras, desdibujadas en principio, iban marcándose en el lazo. Poco a poco se hacían legibles.
Letras doradas sobre el lazo azul. Dos letras. Una palabra. "SI".
Al día siguiente le avisaron que había conseguido el trabajo.

Creyó que había sido un sueño, pero el cachito de lazo le demostraba lo contrario. Sabiendo que enloquecería lo guardó y olvidó durante meses.

El siguiente grano llegó tras perder el pasaporte. Imposible conseguir uno a tiempo. Angustiado revolviendo cajones. Desesperado por no encontrar.
Esta vez no pidió ayuda. Dejó que creciera hasta que estalló y una puntita azul se dejó ver. Aunque intentó tirar de ella con unas pinzas , ésta no cedió.

Los siguientes días fueron un suplicio. El lazo asomaba cada vez más pero por mucho que se retorcía no conseguía ver ninguna letra. Finalmente una mañana al despertar lo encontró desprendido junto a él. Más largo que el anterior contenía la información que necesitaba. Y sí, el pasaporte estaba allí.

Se dio cuenta del potencial que aquel hecho tenía.
Pregunta, lazo, letras, respuesta.
Aprendió que el lazo no se debía cortar pues entonces las letras no aparecían. Aprendió que cuanto más difícil era su pregunta más dolorosa la respuesta.

Tras meses de vivirlo y lucrarse, conseguidos sus sueños y aburrido de saber...se decidió a hacer la gran pregunta: la que no debía, lo que todos ansiamos conocer.
Esperó y sufrió en el proceso. El lazo caía y empezó a enrollarlo: primero por sus brazos, luego por el pecho, las piernas... sin poder salir de casa, sin comer. Ya sólo envolviendo. Momificado.



Bueno Javier, te sé sonriendo al leer la historia pero sólo te la cuento como aparece en el informe. Adjunto la ficha del paciente así como el historial de medicación. Encontrarás también dos fotografías del enfermo. La primera fue tomada el día de su ingreso (hace un año), la otra hace sólo tres días. Quizá te resulte grotesca la expresión de su cara y la postura retorcida de que se sirve para envolver su cabeza bajo el brazo izquierdo.
Es tan joven... me gustaría encontrarle solución y por eso acudo a ti.
Como anécdota y acicate te diré que su paranoia resulta contagiosa. He observado a varios empleados absortos tocándose las axilas. Yo misma he creído tener un pequeño granito en el mismo lugar. Tengo que salir más, o trabajar menos...

20 comentarios:

RAÚL dijo...

extraordinaria historia del hombre con el sobaco-teletipo.
"cuanto más dificil era su pregunta más dolorosa la respuesta" GREAT!

Belén dijo...

Pues será paranoia, pero jo... tengo varias preguntas que hacerle a Javier jajajajajaj

Besos

Ginebra dijo...

Tequila, ¡eres la mejor con diferencia!!!! y no es peloteo, es la purita verdad.
Primero, gracias por tus palabras en mi post, ya estoy bien... Son momentos, días, quizás una semana tonta de éstas.

Tu historia me recuerda un poco a la Metamorfosis de Kafka, muy existencialista y claustrofóbica.
¡Genial!. Yo prefiero no preguntar (pa por si...)
Besos

boticcario dijo...

Yo no quiero que me salga nada a responder a mis dudas. Es más. No quiero que acierte a alguna de mis dudas :D

Felicidades por la entrada

Besos

Sharif Bujanda.'. dijo...

Yo insisto en que más vale no preguntar si sabemos que la respuesta nos va a doler... Pero qué le vamos a hacer, a veces la curiosidad es más fuerte.
Por si las dudas revisaré con cuidado despues de bañarme.

Un beso.

Pau Llanes dijo...

excelente relato... felicidades... un beso antes de cenar... pau

Transgénico dijo...

Hoy no voy a hacer ninguna vulgar interpretación de esta maravilla que tengo ante mis ojos. Siento una enorme y sana envidia de ese prodigioso don de la narrativa que posees. A tus pies, te superas cada día.
Ya que estoy a tus pies, te los beso también, que no sólo de literatura vive el hombre.

Transgénico dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Druid dijo...

Me has sorprendido...
Realmente me ha gustado mucho...
me tendrás paseando por aqui tanto como pueda, como el tiempo me deje...

DianNa_ dijo...

Buenísimo el relato , lo haces pero que muy bien nena, felicidades , es un placer leerte.

Besos vampi^^

oranyina dijo...

De las mejores historias que he leido escondida tras la moraleja de la avaricia rompió el saco.
Hay respuestas que no estamos preparados para saber, que duelen, que enganchan y que te enredan...

Muy bueno, si señora.


pD: Muchas gracias :)

Vigilante dijo...

Me ha sorprendido la historia, sobretodo el final.

Gracias por seguir mis banales palabras, intentare hacer buenos posts para merecerme tus visitas.

Hoy ganas un seguidor, ya veremos en que me convierto mañana. saludos.

DianNa_ dijo...

Besos marinos, me voy a la playa , las olas me relajan y ponen positiva, que falta me hace!!
Te traeré una piedra de recuerdo^^

sarah dijo...

Me parece que la próxima vez que tenga un grano no voy a estar nada tranquila. Buen relato.
Saludos

medio cobain dijo...

bueno, pasa que al haber descubierto tu blog, me he sentido como estirando de un lazo azul leyendo y leyendo.
salud-saludos

JAC dijo...

Por fin tengo un ratico y paso a verte...
Es muy cierto, tienes un don innato, yo cuando lo hago me cuesta mogollón y tu, se nota que tienes una agilidad mental para la escritura envidiable. Pese al grano y bulto.. el relato es bonito.

No cambies y si no, a mejor si cabe!

Un saludo y de paso, un beso.

hermes dijo...

Gracias por visitar mi casa, serás siempre bienvenida.

Pues yo tambien soy de los que ahora se toca el sobaco haber si noto algo, ja,ja, ( sobaco-teletipo como dice Raul ).

Un abrazo.

MATANUSKA dijo...

hola tequila que tal?

todavía no había entrado pero me alegro de haberlo hecho.

buen relato, un grano es muy molesto y es cierto cuando hablas e algo así todo el mundo se toca la parte que se menciona.

un saludo.

KUKA dijo...

Espectacular, no hay otra palabra.

Lúzbel Guerrero dijo...

¡PLÍÑ! un 20 MI CUATE
Un relato muy cuco; el final me gustó menos, pero la felicito por el desarrollo