miércoles, 2 de julio de 2008

Artrosis sentimental

Si preguntas a alguien quién es pocos sabrán responderte.
Unos te hablarán de lo que hicieron, otros de sus anhelos y sueños. Te contarán quienes quieren ser o lo que fueron ... pero no contestarán lo que preguntas. Porque son retazos: de momentos, de personas, de reflejos, que poco a poco van creando la consciencia que tienen de sí mismos.

Sin embargo esta respuesta no te vale. Quieres saber quién soy yo?
Y te digo que me mires y me lo cuentes tú, o que desees y seré lo que quieras, sólo por jugar un poco más, por quitar hierro al asunto.
Pero contigo no vale. Hoy quieres saber.
Noto tu cansancio en la mirada, angustia en la forma de morderte el labio, hastío por mi negativa a contestar, frustración al besarme y despedirte.

Hace tiempo me hice la misma pregunta y en ese mismo instante ,en que miraba el reflejo que devolvía el espejo: envejecí.

Cuando dejas de vivir inconscientemente,
cuando te planteas el sentido de la vida, de tu propia existencia,
cuando el tiempo deja de medirse en horas y días y noches son sólo palabras... cuando todo eso ocurra, si te ocurre,
comprenderás
y dejarás de preguntar los por qués y los cómos, para disfrutar los momentos que quieran compartir contigo.

Pienso si correr tras de ti, coger el teléfono y marcar tu número... ummm.
Mejor sigo leyendo, bien tapadita, no me vaya a constipar.

Juventud, divino tesoro.

18 comentarios:

Belén dijo...

Eso, mejor sigues así tapadita que llamar a alguien que quiere que seas su proyección...

Será que me hago mayor, pero ahora soy yo, no proyecciones raras :)

Besicos

Ginebra dijo...

Pués Tequila, ¡haz lo que te apetezca hacer!!! en eso se basa la vida, en hacer un poco lo que queramos, lo que nos pida el cuerpo (siempre respetando a los demás) y no hacer las cosas que los demás, que él, quieren que hagamos.
Las preguntas sobran, que se nos juzgue por nuestros hechos.
Besos.

elHermitaño dijo...

Hay preguntas que seguramente será mejor no hacernos; una de ellas, tal vez, es precisamente: "¿Quién soy?".

Porque, ¿para qué sirve, qué nos dice, en qué beneficia? Sacar los defectos no es bueno, o no siempre; sentirse ufano por las virtudes, pues tampoco.

Me da que cuando nos hacemos esa pregunta (señora pregunta, en realidad) en verdad ya sabemos la respuesta... Lo somos todo, y no somos nada... :)

Au, un abrazo desde la playa.

RAÚL dijo...

las preguntas surgen con las dudas, es jodido no plantearse cosas cuando se tienen dudas. con uno mismo, con los demás. si tapándose quedas impermeabilizado contra las dudas, aunque me cueste coger un sarpullido, esta noche me tapo entero!!

Transgénico dijo...

El pueblo lascivo quiere saber. Tampoco a él le sirven tus distorsionados silencios.

¿Por qué tenía Jazz la mirada cansada? ¿A qué llamas tú "jugar un poco más con el asunto"? ¿Qué clase de labios intentó morderte Jazz, para que sintieras angustia? ¿Se confunde acaso tan a menudo de labios, que ya sientes hastío con sus reincidencias? ¿Por qué piensas correrte tras él, marcándote "un numerito" por teléfono?
¿Cómo se pueden hacer todas esas guarrerías tapadita y leyendo?
Lo dicho, el pueblo quiere saber.
Un par de besos en los cachetes........... de tu cara.

medio cobain dijo...

según el lugar donde te encuentres, no es lo más importante saber quién es uno mismo, sino de quién:
"voy camino de la zaptería a comprarme unas chanclas para mí, y me paro muy tranquilo a ver un escaparate, y se me pone al lao una vieja con un roete.
-yo no conozco a tu madre, ni a tu padre, pero a tu tío sí, seguro que es familia mía.
y me preguntaba otra vez:
-y tú de quién eres?
de marujita, le dije yo.
-y tú de quién eres?
de josefita, le dije yo a la vieja."
canción veraniega de no me pises que llevo chanclas, tan absurda como tantas y tan cierta como pocas.

y sí, claro, por supuesto, los años pasan cuando estás frente al espejo y tu inconsciencia hace lo propio, pero dudas siempre quedan...
salud-saludos

tequila dijo...

Belén: si hacerse mayor es ser uno mismo, viejecitas nos hagamos. Ademas para proyecciones el cine. Besos

Ginebra: ciertamente las preguntas sobran, sobre todo cuando la respuesta es la del millón. Nuestros actos hablan por nosotros, pero me repatean que me juzguen.
Un besazo

Hermitaño: muy buenas caballero, vaya sorpresa agradable. Gracias por comentar. En la playa eh? usted lo disfrute... como vives, jeje.

Raul: no aseguro que resulte lo de taparse, es que temo ser culpable del sarpullido. Yo por si acaso pruebo que desnudandose ya se que no funciona.
Un beso.

Trangénico: el pueblo lascivo quieres saber? Yo quiero saber donde está ese pueblo, que me mudo para allá(Jazz me tiene harta).
Vaya chasco se llevaron mis cachetes no faciales, jeje
Besos

Medio cobain: ya no recordaba la canción, es buenísima!!
Un beso

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Todas las preguntas son difíciles sobre todo porque no queremos encontrar las verdaderas respuestas casi nunca.

calimatias dijo...

¿Por qué terminas con ese verso de Rubén Darío? No parece tanto un problema de años como de identidades. Te cruzas con un viejo conocido por la calle al que no has visto en años y le saludas: ¿qué tal?, ¿qué es de tu vida? Y lo resume todo diciéndote en qué trabaja. A veces, si hay tiempo y confianza, se despacha con la ristra de fotos familiares.
Creo que tu texto encierra sospechas mayores. Dudas e incertidumbres de más calado. Una relación que abarca compromisos ineludibles que no todos estamos dispuestos a cumplir.
El juego de la sinceridad a ves resulta temerario e inútil.
Aquí ninguno de los dos hace el esfuerzo de retenerse y adivinar más del otro."frustración al besarme y despedirte", él. "Mejor sigo leyendo bien tapadita...", ella.
Como pasa siempre, uno cuenta la historia de dos. El otro, silente, se dibuja, es decir, se desdibuja bajo las palabras de quien les da vida.
No toleramos que nos hagan las preguntas, una o varias, que siempre tenemos delante de nosotros como espejos de tiempo y clamor.

calimatias dijo...

Quería escribir: El juego de la sinceridas a veces resulta temerario e inútil.
Problemas del directo con mala cobertura. Aprovecho de paso para saludarte. Encuentro textos tuyos del pasado que me abren el apetito y la curiosidad. Es un placer leerte.

calimatias dijo...

No, quería escribir lo que escribí y no lo que luego leo que escribí. Último intento: El juego de la sinceridad a veces resulta temerario e inútil.
Ahora como penitencia pensaré en el sentido último, si lo hay, de esa idea.

Oteaba Auer dijo...

Artrosis sentimental haciendo el paralelismo con el verdadero significado, indicaría la deformación sentimental y por consiguiente llevado a una crisis existencial atestada de planteamientos...más tarde a constatar que el tiempo pudiera tener la medida de la intensidad con la que vivimos los acontecimientos.
En realidad nunca podemos ver el tiempo, sólo vemos relojes con los qeu medirlo y siempre en una determinada dirección...
Y si esa dirección lleva hacia el teléfono, hay que pensar las consecuencias de lo que pudiera venir despues, por más que el despues no exista..."La distinción entre el presente, el pasado y el futuro, es sólo una ilusión"...cosas de Einstein.
Tus entradas son sumamente placenteras de leer.
Besos y tápate bien:)

tequila dijo...

Pedro Ojeda: Ciertamente... qué dificil es engañarse a uno mismo.
Un beso


Calimatias: "hacer un esfuerzo de retenerse y adivinar más del otro" ésa es una de las claves. Respecto al verso de Rubén Dario te diré que era otra clave, lo que pasa que el texto es una idea, nevamente sin terminar de desarrollar: sólo pinceladas de lo que tengo en la cabeza y por eso resulta inconexo. Yo tb pensaré en el sentido último del juego de la sinceridad(jeje)
Dos cosas más: el libro de Samarcanda me encantó.
El placer será poder seguir leyendote, si finalmente te animas...
besos y pasalo bien!!

Oteaba Auer: yo tb creo en el tiempo como medida de la intensidad de los momentos vividos.
Pensar las consecuencias de nuestros actos es necesario y sin embargo, si lo haces demasiado nunca llegarás a hacer nada.
Un beso

DianNa_ dijo...

El tesoro está dentro de ti, sigue ahí, cuenta el "ahora" recuerdas? sólo el "ahora", sube a la nube ... dame la mano, amiga :)

Besitos marinos, preciosa sirena :)^^

Invisible dijo...

Plexiglas, divino tesoro.

Me ha gustado mucho, un abrazo

Bitter dijo...

¿para que correr? si tu no quieres las respuestas.
No me gustan las preguntas....en realidad creo que lo que sucede es que no me gustan las respuestas, como tampoco los espejos, complejo de vampiro le digo yo.

besazos tequila

Vigilante dijo...

Sabes quien soy? Un estúpido que hace mucho tiempo que no deja que la gente se le acerque cuando en realidad es lo único que desea en este mundo.

Hace tiempo que deje de hacerme preguntas, siempre me respondía lo que quería oír.

y quien eres tu?

PD. He vuelto.

Juan Luis dijo...

¿Quién soy yo? Una pregunta demasiado difícil como para perder el tiempo buscando la respuesta.

Un saludo.