domingo, 24 de agosto de 2008

Las Reglas del Perdón


Perdón, curiosa palabra.
Todos la hemos usado alguna vez: como muletilla al pisar a alguien o con sentimiento esperando la redención.
El perdón, el que pedimos y damos o no…

Desde pequeños nos enseñan que hay cosas que no debemos hacer.
Nos dicen “pide perdón” y lo haces, sin más, besito y todo arreglado: olvidas.
Te pasas la infancia pidiendo perdón cada vez que algún ojo acusador sobrevuela tu coronilla. Olvidando para volver a vivir en tu cómodo mundo egocéntrico.

Y con estas te plantas en la adolescencia y aquí, dependiendo de cómo haya sido tu vida, la historia cambia.
Empezamos a ser conscientes de las consecuencias. Intuyes que la cosa no es tan fácil, que “el amuleto” no siempre produce el efecto deseado y por primera vez asocias perdón con arrepentimiento.

Vas creciendo, la vida se complica, la complicamos (no entro en esto ahora) y las picias, se transforman en auténticas cabronadas: malas jugadas que tienen consecuencias.

Es curioso, parece cómo si aquellos hechos que no son punibles, no tuvieran consecuencias.
Está claro que los llamados delitos se mueven en otro ámbito. Están reglados: daño/castigo. A todos nos parece normal: ladrones, violadores, asesinos, estafadores… que paguen.
Sin embargo queda un ámbito sin cubrir, personal, que se rige por Las Reglas del Perdón.
Cuáles son las cosas por las que debemos pedir perdón?, debemos perdonar? Qué consecuencias tiene hacerlo para los implicados?

Pedir perdón no está mal. Se muestra arrepentimiento, lo cual , aunque no soluciona, anima … el problema es que muchas veces buscamos algo más.
Quizá, por los aprendizajes de nuestra infancia, esperamos que se olvide el incidente. Pero para eso todavía no hay pócima conocida. Una simple palabra, o un largo discurso, emotivo y sentido, no podrá borrar lo ocurrido.

Dime: las lágrima derramadas, las noches sin dormir, el sufrimiento, la pérdida de confianza , de inocencia, la dureza, el hastío, la desilusión… las consecuencias que tu estado de ánimo tienen para tus seres queridos, las personas , los momentos, los sentimientos que ya nunca tendrás…. Todo esto lo borran las palabras… puede el arrepentimiento devolver lo que te quitaron, borrar el daño que te hicieron? hacer que seas quien fuiste?
Eres la consecuencia de todo lo que te ocurrió, resultado de tu pasado. Ciertamente has de ser positivo y superar (por tu bien has de intentarlo), pero…

Perdono por egoísmo. Por dormir y vivir tranquila, por olvidar… y eso es lo que busco olvidar a quien eso hizo, se arrepienta o no.
Por ello, porque la confianza no se recupera, porque las personas estamos hechas de conceptos abstractos pero que están ahí… por todo eso, si el que pide perdón busca palabras las tendrá : “te perdono”.
Pero si lo que busca es seguir a mi lado, como si nada hubiera pasado, que consiga eso: volver al pasado, y hacer que nada ocurra.

Podría terminar así este texto. Con la garganta dolorida por el grito, pero en el fondo igual.
Trato de abordar un tema extenso y espinoso, lo sé.
Muchos hemos pasado por ello. Interrogantes y remordimientos nos acompañan en el día a día: “y tú no pediste perdón?”, “nunca te equivocaste aun queriendo a esa persona?.”

Finalmente todo es cuestión de prioridades, de lo que estemos dispuestos a perder por el camino.
Quizá debamos parar y preguntarnos si merece la pena otra oportunidad. Si la persona que tenemos enfrente, es eslabón en nuestras vidas. Y cruzar los dedos muy fuerte deseando que el otro (pecador o redentor) quiera también luchar por volver a cimentar la confianza: la que se construye compartiendo momentos y se destruye … (cada cual termine como quiera).


69 comentarios:

Sergal dijo...

Y se destruye porque la otra persona no consideró el importante dolor que causaría. No perdono la deslealtad a ningún nivel, englobando la infidelidad dentro del término. Si veo verdadero arrepentimiento, solo podré compadecerle por como se encuentra; pero jamás confiaría en ella/el.

En el futuro, una reacción parecida me traería a la memoria la vez en que no fue leal, o sea, por mucho que lo desee, el olvido después recibir un profundo daño no existe. Daño irreparable. Prefiero seguir adelante y mantener una relación de conocidos….porque ¡vaya si nos conocemos!...
No habría rencor, sí una gran desconfianza. No soy quien para erigirme en perdonador. Si cree en Dios, seguro que le será otorgado d i v i n a m e n t e.
Cada cuál debe sopesar sus prioridades en la más absoluta soledad y decidir lo que crea conveniente

Enhorabuena, querida Tequila, por tan elaborada entrada.
Un beso

Moisés Márquez dijo...

Yo creo que el primer error viene en hacer que los niños pidan perdón de forma automática sin tan siquiera intentar explicarles qué han hecho mal y por qué tienen que disculparse. Pero eso es un poco cansao.

Sirena Varada dijo...

Tú lo has sugerido; perdón versus confianza. Sobre el primero se puede decidir, sobre la segunda no.
Tampoco he sabido nunca qué es preferible si ser la persona que tiene que conceder el perdón o la que lo tiene que pedir.

Un beso, Tequila

Belén dijo...

Yo pedí perdón, me perdonaron, o eso dijeron, pero no fue así...

Hay que ser consecuente, y si no puedes perdonar, pues te lo trabajas pero no quedes bien...

Besicos

RAÚL dijo...

ojalá todo fuera como aquel "chic-y-chac" infantil, esa fórmula de sanación instantánea que se hacía pellizcando la barriga cuando jugabas a algo que implicara muerte ficticia. bueno, en mi pueblo al menos, oye! no sé qué puedo añadir, las reflexiones sobre el perdón son tan personales que no hay parámetros que sirvan, cada cual sabe cómo se depuran sus cloacas, hasta hacer de la ponzoña agua clara. ya no digo de manantial, pero perfectamente potable. también depende de la sed de cada uno. de la capacidad de tus jorobas, de si sólo haces que jorobar contínuamente. en fin. son muchas cosas. pero anímate, eh?

GINEBRA dijo...

Hola Tequila, te hacía de vacaciones, he pasado muchos días y seguías jugando a la loto con el 666, jejeje.
Me alegro de que hayas escrito esta entrada tan reflexiva sobre el sentido de pedir perdón y olvidar o no lo hecho.
Opino que pedir perdón, cuándo uno está verdaderamente arrepentido y sabe que se ha equivocado es positivo siempre, lo que ocurre es que desde luego no puede pretender borrar el acto que ha cometido. Perdonar es positivo también, aunque todo depende de la gravedad del agravio... Yo prefiero perdir perdón cuando me equivoco y me alegra cuando alguien me pide perdón. Intento olvidar los hechos negativos, incluso el dolor que me han causado porque así soy más feliz. En realidad tengo presente (y cada día más) eso de "tempus fugit" con lo cual la palabra PERDÓN está de las primeras en mi lista y le sigue OLVIDO.
BESOS

Sharif Bujanda dijo...

Esta sí que es difícil. El perdón es uno de esos temas que siempre están ahí y siempre hay algo que decir, pues son parte de nuestra vida cotidiana.
Perdonar, es primero que nada un asunto con nosotros mismos y no tanto con la otra persona, pues si viviéramos acumulando rencores no tendríamos espacio ni tiempo para cosas mucho mejores.
Ahor bien, perdonar y olvidar, como bien sugiere Ginebra, son asuntos que se cuecen aparte, aunque estén emparentados.
Un beso.

Oteaba Auer dijo...

Pues si Tequila, espinoso tema...Empiezas por esos perdones rutinarios, de educación y algo más...sigues con los de las personas en la marginalidad y terminas con el que todos nos hemos sentido alguna vez en ambas posturas.

Siempre digo que mi peor enemigo es mi conciencia. Cuando me doy cuenta de haber metido la pata hasta el fondo, no dudo en pedir perdón y una breve explicación...Sé que si hice daño, nada lo va a reparar hasta, quizás, pasado mucho tiempo.

Cuando soy yo la agredida, me duele segun de quien venga en un grado ma´s o menos importante...entre el grado de amistad o cariño sea mayor, más quiero olvidar la ofensa..pero no puedo...y acabo por olvidar yo a esa persona.

Pocas veces me veo en esa situación poruqe hace años aprendí a poner límites y seguirlos a rajatabla. Tambien espero que respeten mis espacios y el que pudiera compartir con alguien...Una variante o matiz de tu post es el que escribí en mi blog el sábado...Unas cuantas opiniones de alli, podrían encadenarse al tuyo.
En definitiva, puedo perdonar pero el recuerdo siempre queda...Alejarme es lo mejor que se me ocurre hacer.
Un beso preciosa

supersalvajuan dijo...

¿qué es eso de pedir perdón? ¿Es que existe el arrepentimiento? En el siglo XXI yo no lo he visto por ahí.

Gabriela dijo...

Cierto, cierto, tema curioso el perdón...
Siempre he creído que no se puede negar, pero al fin y al cabo, siempre tiene precio...

DianNa_ dijo...

Hay palabras que se pronuncian y no se sienten, perdonar... ciertas cosas no se pueden perdonar, agravios que hacen que te duela el alma y que nunca se borran.

Volver junto a esa persona que ha dañado de esa manera por mucho perdón que concedas, no creo que realmente se olvide.

He pasado por ello, suelen ser recurrentes las peticiones de perdón y recurrentes los agravios, pssss, soy una descreída total, por qué será, nena ?

Creo que hay que pensar antes de actuar, que toda causa tiene su efecto.

Así que más que plantearnos el pedir perdón si agraviamos, habría que pensar y pensar y pensar antes de hacer algo.

Besos, niña y sé feliz, te lo mereces

tequila dijo...

SERGAL: leo que compartimos opiniones bastante parecidas... sopesar en la más absoluta soledad es sin duda la única forma de hacerlo, en esto no valen consejos.
besos "caballero"

MOISES: ciertamente muchas veces se manda a los niños que pidan perdón sin más, por cansancio, pero.. has intentado alguna vez explicar a un niño que sus instintos y deseos (justificados en su mundo egocéntrico, vamos que no ven más) no son los correctos. Te enfadas, hablas, te miran y terminan dandote la razón no porque entiendan sino mas bien por que les dejes en paz.
un beso

SIRENA: ciertamente las dos posiciones son fastidiadas
gracias por la visita.. besos

BELEN: para algunos decir que han perdonado es "lo políticamente correcto", están más pendientes del quedar bien que de ser consecuentes... quizá este caso sea el peor( sobre todo si lo sufres)
besos guapa

RAUL:lo del "chic-y-chac" no lo había oído nunca, no se si será una fórmula de chicos o que por aquí no se usa. lo de las jorobas y el jorobar me lo apunto, jeje
gracias guapetón

GINEBRA:las vacas este año han estado un poco torcidas y con el número del diablo no me toca ni el reintegro.
Tu planteamiento suena pero que muy bien, pero a mi me cuesta mucho... quizá sea que eres más fuerte o que tienes las cosas mas claras...
besos

tequila dijo...

SHARIF: quizá ver el perdón como un asunto personal sea la solución... pensar en nuestros espacios. Sobre lo del olvido como ya he comentado, por desgracia yo creo que si está unido, aunque no debería ser asi... no se
besos

OTEABA: bueno nuestros comentarios están relacionados y veo que tb cmpartimos lo de alejarse.
gracias por compartir :)
besos, besos

SUPERSALVAJUAN: gracias por la visita... yo tampco lo he visto mucho, pero creo que el arrepentimiento si existe aunque sinceramente no valga de nada
un saludo

GABRIELA: pues no sé qué es peor si que te lo nieguen o tener que pagar por él.
besos

DIANA: pensar antes que actuar, pensar las consecuencias para luego no tener que arrepentirnos... yo tampoco creo, por qué sera? jeje
besos "bella" y graciasss

medio cobain dijo...

cada dolor es diferente y cada perdón una mentira escondida que araña para recordar y cobrar vida.
las personas somos mejores o peores, y es así como yo lo acepto. sólo espero no encontrar una doble cara que no conozca. navajeros y puñáladas hay a mil, pero se ven venir y ni duelen ni pinchan y con toda la ironía les digo eso de "no perdono, el daño ya está hecho, pero no sufras que no te guardaré rencor"
ya tenía ganas de leerte

Moisés Márquez dijo...

Lo malo de eso es que cuando son lo suficientemente grandes como para comprender tu ya estás cansado de razonar con ellos.

Transgénico dijo...

Sin palabras

Bito dijo...

El que pide perdón supongo ha de hacerlo con la intención de no volver a cometer el pecado, y el que lo da debe de entregarlo con todas sus consecuencias, olvidando lo ocurrido y cediendo ésa segunda oportunidad. Todos erramos, incluso en lo más grave.

Claro, que esto no implica que haya de perdonarse siempre, yo hay alguna cosa que no perdono, y que no perdonaré jamás, y sobre la cual todavía aspiro a la venganza más sucia y rastrera.

A veces, el perdón, es un lujo que no nos podemos permitir.

Un saludo,

el huerfano piano dijo...

el pedir perdon-es necesario y no importa-se- la otra-person no quiere perdonar lo que -importa-de verdad- es que te perdonas tu y de-tal-forma libres tu alma y abres- camino a la libertad, de vivir en mundo sin culpables
Los vedaderos culpablesv criminales no-conocen el perdon

Un beso me aegro visitarte,te espero en el mio

Bitter dijo...

Lamentablemente tenemos memoria, y dicen que las mujeres más todavía, sólo con amnesia sería posible no recordar, no creo en el perdón, eso está para los creyentes, y obviamente yo no lo soy.
En la época de la dictadura teníamos un dicho "Ni perdón ni olvido" y se aplica también a todo orden de cosas, lo mas cercano a eso es el "comprender" y quizá usar la empatía poniendose en el lugar del otro, ¿pero perdonar?, mmmmh naaaaa
besos

JAC dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
JAC dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
JAC dijo...

Hay una frase que dice, " Pedir perdón o perdonar es el valor de los valientes"
Yo añadiría además, valores de honestidad e inteligencia, por admitir sobre todo para si mismo un error propio.
La frase sigue, "Solamente aquel que es bastante fuerte para perdonar una ofensa, sabe amar"
Y qué difícil es amar de verdad, cuando la raza humana se halla muy limitada en generosidad, somos egoístas y sólo concedemos el corazón "AmaR" cuando el amor es correspondido y el otro es el deseado (por el interés te querré Andrés)
¿PerdonaR?...apenas subsiste esa palabra, somos egoístas, intolerantes y orgullosos.

Un besazo incondicional amiga Tequila... ;)

tequila dijo...

MEDIO COBAIN
no me importan los navajeros, ni la gente de doble cara. el problema es cuando se trata de alguien sin dobleces, alguien que te importa...
la frase me la quedo para la próxima aunque a mi lo de la ironía se me da de pena...
yo tb tenía ganas de leerte
besos

MOISES:
ya, jeje pero bueno para entonces será al revés ellos los que quieran razonar y tú el que les de la razón para que te dejen en paz... la vida que a veces nos da esas pequeñas satisfacciones ;)

TRANSGÉNICO
pues quizá esa sea la solución, sin palabras... no sé que tienen algunas canciones que curan más(gracias).
me dá que nadie se enfada contigo por mucho tiempo...
besos pronunciados y cantados

BITO:
dicen que la venganza es un plato que se sirve frio ( o algo así), pero no es cierto porque cuando llega el momento, en el mejor de los casos, andas a otras y como que da pereza y todo
sobre lo del perdón como lujo que no nos podemos permitir, por desgracia y en algunos casos, es así
saludos

EL HUÉRFANO PIANO:
de acuerdo: pedir perdón libera, aunque, muchas veces, me parece un acto sumamente egoista
gracias por la invitación y por la visita
un beso

BITTER:
pues será eso, que soy mujer y me cuesta más.
dura la frase de la época de la dictadura, comprensible para lo que se vivió y aplicable en algunos casos
besos musiquísima


JAC
quizá tengas razón y al final todo se reduce a saber cuanto amas a esa persona, para poder perdonar de verdad(olvido incluido)
gracias rey

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Es un magnífico texto. Cuántas vueltas tiene el perdón -el que se pide, el que se da- y cuántos enredos que nos traban de pies y manos.

Joseph Cartaphilus dijo...

Me ha parecido un post la mar (oceana) de interesante.

Intuyo que no estoy del todo acuerdo, pero le tengo que dar un par de vueltas más.

Intuyo que me ha parecido genial lo de perdonar por egoismo, pero intuyo que es pelín incoherente con la diferencia entre las palabras y los hechos. Pero considerando que a mi ser contradictorio me parece de lo más normal, no merma en nada mi estima.

Lo que si se es que es un post cojonudo.

Dichosas intuciones desdichadas certezas

amateur1965 dijo...

LO peor ya no es pedir perdón si no como recuperar la confianza.... o volverla a depositar en alguna persona.... esa debe ser la causa que siga soltero :D

besos

amateur1965 dijo...

¿te importa que ponga un enlace de mi blog al tuyo?

besos

Juan Luis dijo...

Una reflexión muy buena. Deberíamos ser conscientes del perdón es algo más que un simple formalismo social; tanto al pedirlo como al darlo.

Muchas veces es más complicado conseguir el perdón de uno mismo que el de los demás.

Un saludo.

tequila dijo...

PEDRO:
trabados de pies y manos, buena forma de verlo
un beso

JOSEPH C.:
buenas náufrago ... está bien que no estés de acuerdo y que te parezca algo incoherente. Intuyo que yo tampoco lo veo claro,jeje
besos peninsulares

AMATEUR:
"hola"
pues si, lo de volver a confiar en ésa u otra persona... complicadillo...
me da que lo de la soltería es más un grado de sabiduría que otra cosa ;)
lo del enlace me parece genial!!, yo tb lo pongo
besos

JUAN LUIS:
por desgracia para mucha gente se reduce a éso: puro y mero formalismo social.
y sí, perdonarse a uno mismo es muy complicado. Somos jueces implacables, pero ; quizá por tener que vivirnos 24 horas al día; de una forma u otra siempre terminamos por cuadrar las cosas para conseguirlo
Un beso

argamenon dijo...

Pedir perdón y perdonar; sí, efectivamente son conceptos importantes, profundos, presumiblemente repletos de emotividad y sentimiento. Pero si ese parece ser el concepto, ¿es en la realidad lo mismo? ¿en la realidad coexisten sentimiento y fórmula?
Somos en gran medida lo que nos han hecho, que antes o después aflora y emerge a la superficie convirtiéndonos incluso en parte de lo que no queremos ser; pero también éste parece ser un elemento conceptual asumible causa de nosotros mismos, como lo puede ser nuestro entorno, nuestros hábitos, y demás elementos que nos circundan y de los que nos alimentamos todos los días, incluso, de forma inconsciente.
Yo soy yo muchas veces a pesar de mi, lo sé y me percato de ello; pero nunca soy de esa forma cuando pretendo profundizar en mi mismo y no me dejo llevar, que es lo más fácil y evidentemente habitual. Pero si soy yo a pesar de mi mismo, ¿es qué hay otro yo posible, más real, menos condicionado, seguramente más humano y por tanto más a flor de piel? ¡Seguro que sí!
Yo soy dueño de mis actos y reo de los realizados incluso a pesar de mi mismo. Por lo tanto los asumo, cargo con las consecuencias, y soy capaz, pero que muy capaz, de arrepentirme, de lamentar sus efectos, y de pedir perdón por decisión propia, porque me nace de dentro, y sin pretender con seguridad conseguir el perdón de los demás, que también debieran ser dueños de sus propios actos y de sus propias decisiones emotivas.
¿Pedimos perdón tan sólo para conseguir tan perdón? Quiero creer que no. Está claro que somos manifiestamente positivistas, y que tendemos a creer que todo lo que no produce el efecto deseado es tan sólo pérdida de tiempo. Pero, lo dicho, ¡quiero! creer ¡que no!
Perdonar es otra cosa. El perdón no requiere de palabras y nace de sentimientos más profundos y más auténticos incluso que los anteriores, porque nace por encima de todo de la generosidad del que lo concede. El perdón formal, por decreto, con la boca pequeña, y con la amenaza latente de que “la próxima vez ya no volveré a concedértelo”, ese es otra cosa. Es una especie de “entente cordiale”, de pacto reciproco de no agresión, de guerra fría que dicta las reglas precisas –, nada justas, - de la convivencia consentida porque no hay más remedio, y poca cosa más. En fin, es una formula posible y cierta, pero formula a fin de cuentas, y como tal carente de emociones.
¡Narices, qué difícil es ser humano!

Vabene Marinaio dijo...

Prefiero el wihsky...

Dakko dijo...

El perdón es algo que cuesta mucho tiempo el concederlo.
Yo pensé que no podría perdonar a una chica, pero la cabo del tiempo me dí cuenta de que estaba cegado por mi orgullo, no pude ver más haya...
Ahora pienso que fuí un iluso, la perdoné.

Gran blog.
Salu2 y pasat x el mio cuando quieras.

DianNa_ dijo...

Besos, amiga y feliz finde :)

tequila dijo...

ARGAMENON
"hola"
arrepentirse y comunicarlo debería ser la única intención y sí cargar con las consecuencias, pero... de verdad podemos cargar con las consecuencias que nuestros actos han provocado en la otra vida?. Podrá la otra persona perdonar lo que le hizimos, pero podrá perdonar las consecuencias?

Sí que es dificil ;)
Besos

VABENE:
yo tb prefiero el whisky... con hielos y cocacola
saludos

DAKKO:
el tiempo ayuda... me alegro que la perdonases :)
gracias por pasarte y por la invitación
Saludos

Sergal dijo...

Vengo de visita para saber como estás y dejarte un beso ;)

DianNa_ dijo...

Te deseo lo mejor, pero eso ya lo sabes , no?

Besitos, mi niña :)

argamenon dijo...

Bastante tenemos con asumirnos nosotros mismos. Los demás son los demás y lo que hagan: si nos redimen, si asumen las consecuencias de nuestros actos, si son mejores o peores que nosotros, esa es otra historia y no depende de nosotros mismos. Yo soy reo de mis actos me gusten o no, los reconozca o no, me arrepienta o no de ellos.
Quiero pensar que soy consciente de mis actos, de todos ellos, los meditados y los no, y que tengo la humildad, ¿coherencia?, ¿humanidad?, ¿tan sólo sensibilidad? (no sé exactamente cuál debiera ser el calificativo adecuado) de pedir perdón por ellos. Ya sé que pensar no es suficiente, pero por algo se debe empezar, ¿no?
¿Capaz de reparar sus consecuencias? ¡Seguro que no! Tan sólo pretendo ser humano y casi nunca lo consigo.

Adrià dijo...

Joder es que el “perdón” no lo tengo muy claro.
Si le piso a la abuelita paz en el metro claro “perdona”, pero hay otros escenarios.
Y casi me escuece igual al revés, cuando espero escuchar “perdón”, humm déjame que piense…
Creo que los errores son poliédricos y aparentemente humanos.
O no, ni puta idea para ser honesto.

Creo que me pido tres tu nombre’s con sal y limón al estilo giri mexicano.

boticcario dijo...

Yo creo que el perdón no está para nada reñido con el olvido. Puedes perdonar la acción de una persona, pero no olvidarla, para que no te vuelvan a suceder los mismo.

Me ha gustado tu reflexiones sobre el perdón

Besos

Vabene Marinaio dijo...

No perdones.
No blogeo mucho, excusas. Pero si miro y me gusta, repito.

RAMPAEL dijo...

Hola, la verdad es que me ha parecido muy interesante tu reflexión sobre el perdón.
BOnito blog. NO te extrañe que vuelva a visitarlo en el futuro
Un saludo enorme
Rampy.

Tormenta. dijo...

Hola maja, estuve por aquí un rato, entré sin llamar..

Supongo que a veces, se perdona pero no se olvida, pero está claro que nos queda mucho por vivir, por sufrir, por reír por llorar, por amar,... en fin, que me encantó el post!.


Saludos!.

DianNa_ dijo...

No sé como mandarte mi mail, nena.

Espero que estés bien :)

Besitos

Vabene Marinaio dijo...

Sigo con el whiksy, aunque canvie de coche, ¿vienes?

medio cobain dijo...

ahhh, perdón, entré sin avisar una vez más en busca de más, pero la divertida canción dejó de sonar...

volveré para ver si te encuentro.

salud-saludos

Vigilante dijo...

Te pediría perdón por todo el tiempo ausente, esperando que me devolvieras la petición con un comentario y volver al seguimiento yo de ti, tu de mi pero creo que a veces esa no es la manera. Siento haber desaparecido y saber que te seguías interesando por lo poco que escribía, no valen las escusas.

A veces creo que eres otra persona, alguien que conocí hace años y no supe pedir perdón. seguiré por acá.

Oteaba Auer dijo...

Hola preciosa. Volví de viaje y vengo a agradecerte tus buenos deseos y a dejarte un beso grande :)

GINEBRA dijo...

TEQUILA, parece que no hay nadie en casa. He pasado por aquí algún que otro día. Supongo que estás ausente Y ESPERO que estés bien. Besos

hermes dijo...

Una muy buena reflexión sobre el perdón, lo que ocurre es que a veces confundimos perdonar con olvidar, esto último es mucho más dificil, vamos es imposible.

Un saludo.

Hasta los cojones. dijo...

Parece que empiezo a salir de la profunda catarsis producida por el exceso de trabajo. A ver…
Se puede perdonar pero ¿olvidar…?

Un besazo, guapa (despertando del coma)

elHermitaño dijo...

Creo que empezamos a estar algo ansiosos por la prolongación de tu silencio... No nos angusties más, Tequila, porque aquí se te necesita, y mucho más aún de lo que puedan transmitir estos millones de comentarios.

Vuelve rauda, y bien, amiga. Te esperamos.

Abrazotes.

GINEBRA dijo...

TEQUILA, ¿estás bien??? Has desaparecido en combate, (espero que no con el hortera de Stallone-Rambo) jejejeje. Bueno que no sea nada eso que te entretiene tanto,bueno.... si es de sexo masculino, cachas y con un buen... pués es mejor que no vuelvas ... un beso

Cadaver dijo...

Me sumo a lo que dice ginebra pero una deadhead te sigue esperando ;-)

Hasta pronto Tequila, vuelve!

RAÚL dijo...

no me importa en absolutísimo. me alegra reencontrarte reencontrada.

Elena dijo...

Hola!
Me ha encantado tu post sobre el perdón....
Uf, qué decirte...
Yo pedí perdón hasta prácticamente por vivir. Y a mí nadie me ha pedido perdón, en ningún momento.
Supongo que porque no lo sentía de verdad...
Cuando eres niño, pides perdón aunque no lo sientas... porque sabes que así se arregla todo... tienes razón. Pero luego no es tan fácil, verdad? Pides perdón.... y nada. No pasa nada... Es frustrante... pero es así.
Un beso

Oteaba Auer dijo...

Tequila, paso a dejarte un saludito.
Besos preciosa

Sergal dijo...

Si tiene cabida, te pido perdón por no haber respondido, en su momento, al beso que me dejaste.
Gracias y besos
En mi blog dejé un regalo para ti

Aarón dijo...

Si que merece la pena dar segundas oportunidades, al contrario que las pelis, segundas partes son buenas :)

Un saludo

oyana dijo...

He llegado hasta aquí a través de Sergal.
Qué tema tan difícil has tocado. Creo que, cuando se pide perdón es porque hay arrepentimiento y se quiere arreglar algo que se ha estropeado, que se ha roto. La traición, la deslealtad son cosas difíciles de perdonar. A veces se perdona pero, como tú dices, nada es igual. Cuando se ha traicionado la confianza es muy difícil restaurarla, pero no es imposible.
Lo que sería bueno es perdonar y poder olvidar. no es fácil aunque a veces, se consigue.
Un abrazo

Lúzbel Guerrero dijo...

¡PLÍÑ! un sesenta! (50.00 points)
Hay un dicho que dice:
"La primera vez que me traiciones, tuya es toda la culpa; la segunda, es mía"
Yo me atrevo a editarlo en aras de la justicia, y diría para concluir el adagio:" ... la culpa es de los dos"
Creo humildemente (adverbio que ejerzo por primera y última vez), que debemos perdonar, porque forma parte del juego formal, ante el arrepentimiento real o fingido, pero olvidar es otra cuestión
Nadie olvida una afrenta o una traición, simplemente la aparca como el arma secreta a voces que volverá en el momento oportuno
Ambos sabemos ahora que el arma de destrucción definitiva existe, y nos espera una guerra fría eterna, con intervalos cálidos de olvido y gozo distraído, pero:
Has/hemos gastado el último cartucho y cualquier apariencia de error, será "el error" a priori, y así, no hay quien viva
El verdadero sentido del perdón es uno de los pocos actos generosos que tenemos en nuestras vidas; es un decir al infractor:
No vuelvas a cometer este error con otros, ahora que conoces el resultado para ambos, de mí no tengas cuidado, que no era quién me traicionó, a quien yo buscaba
Me gusta lo que he leído, así que, aunque no me perdone el discursito, volveré

humphrey dijo...

Ha sido un enorme regalo leerte durante tanto tiempo.

Un beso
Humphrey

Sirena Varada dijo...

Qué grata sorpresa volver a encontrarme con tus letras.

Gracias, Tequila.

Un abrazo

Vigilante dijo...

Me encantaría volver a leerte, de mientras me conformo con tus visitas esporádicas.

Por cierto tienes que ver la película, aunque no tragues a Pe te gustara.

boticcario dijo...

Echo de menos tus entradas ;)

Besos

Oteaba Auer dijo...

Preciosa vengo a darte las gracias por la botella, los bombones....ains ¡me los comí de una sentada!...pero sobretodo por tus visitas.
un beso grnade

Tähti dijo...

Bonito texto sobre el perdón.. es cierto que pedir perdón es fácil.. pero no lo es tanto olvidar..

un beso y un abrazo

Isaboh dijo...

Deja que tus hechos hablen más fuerte que tus palabras. Demuestra (con hechos) que estas arrepentido y luego pide perdón...así lo hizo mi padre y ya no me acuerdo por que tenía que perdonarle.

Isaboh

Anónimo dijo...

Primero disculpa que firme como anónimo, no es cobardía… o a lo mejor si…no se.
Empecé a leer el blog y continué y continué y aquí paro para decirte, para contestar en un comentario dos entradas: Perdóname, te necesito…
Lo firmo como anónimo porque todavía lo que ahora escribo no lo reconozco, no puedo... me da miedo
Me enseñaron en el terreno de no pedir perdón, de no necesitar pedirlo, de pequeño me hicieron ver la superficialidad de esa palabra, que no volviera a hacerlo, me decían, para no necesitar pedir perdón… de mayor aprendí que arrepentirse no vale de nada cuando el mal ya esta hecho, en la vida no hay vuelta atrás…. Puedes hacer daño con inocencia pero esta no disculpa el mal que se realiza, si acaso lo hace más cruel por la ausencia de culpa… y en su propio arrepentimiento, la inocencia, no encuentra la paz que necesita porque es juez de si misma.
Una vez dije “Te necesito ….”

“Te quiero”, dije
Y ella: “repite”
“Te amo, te necesito”
Repetí arrullándola
Y en la confianza del engaño
Se durmió placida en mis brazos
Soñando dentelladas



…Dije te necesito y fue la puerta para el castigo, dije te necesito como quien pide perdón, porque si pides perdón es porque necesitas de quien has dañado…

Me hizo daño… ¿Me lo merecía? …no tengo la respuesta, a mi propio castigo le sume el de ella.
“Panta rey”, todo fluye….pero me muero, porque se que la necesitaba... ¿Amor? …la necesitaba para no caer en la locura de soledad en la que me encuentro y que sabia se avecinaba, porque el complejo de culpa no me dejaba…., por esa locura la deje…Realmente tuvo suerte y lo único que hizo fue acelerar el momento …¿pero no dejar esperanza de futuro? no con ella, no fue mi gran amor pero desconfío de tener otro, no son tiempos para desarrollar de nuevo esa complicidad que te hace crear un lenguaje nuevo.
Nada más Tequila, más allá de una poesía que te dejo…. Porque quien murió fue mi inocencia.


Está muerta

y la resaca arrastra sus lamentos

hechos de cristales rotos
hoy tapados por las algas
mañana caracolas
que la gente llevara a sus oídos
para escucharte.

El rumor del mar de fondo
me trae el recuerdo
cuando adornabas mi alma,
cuando me prometías el cielo
al enamorarme;
lo convertías en infinito
el instante,
en fiestas los días,
en bodas las noches.

¿Como podré amar
sin tenerte?
Estabas indefensa
para quien quisiera hacerme daño.

Te buscare en el eco de las caracolas
cuando vuelva a enamorarme,
para que me susurres
como hacer bella con mi mirada
a la elegida de mi alma
para que cierres mis brazos,
mis ojos,
al abrazo de mi amada.

DianNa_ dijo...

No lo entiendes... pues te lo resumo... mentiras y mentiras que no entiendes para qué, ni por qué el juego y que te destrozan y bueno, así me salió.

Besos, preciosa, espero que todo esté bien